Español

La pregunta clave de la reunión de política monetaria de hoy: ¿Hacia dónde se dirige la Reserva Federal de Estados Unidos?

Los ojos y los oídos del mundo financiero estarán firmemente centrados en las declaraciones del presidente de la Fed, Jerome Powell, al término de la reunión de política monetaria de dos días del banco central que se celebra hoy.

La expectativa firme es que la Fed subirá los tipos de interés al menos otros 75 puntos básicos, con una probabilidad de subida de 100 puntos básicos en torno al 20%.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, en el centro, toma un café con los asistentes al simposio anual del banco central en el Jackson Lake Lodge, en el Parque Nacional Grand Teton, el viernes 26 de agosto de 2022, en Moran, Wyo. [AP Photo/Amber Barsler]

La cuestión clave que surge de la reunión de hoy no es el tamaño del aumento, sino la futura dirección de la política de la Fed, ya que los analistas y expertos peinan los comentarios preparados de Powell para la conferencia de prensa posterior a la reunión y su respuesta a las preguntas.

Han surgido más detalles sobre el discurso de Powell ante el cónclave de banqueros centrales y funcionarios financieros en Jackson Hole el mes pasado. Dejó claro, en contra de las expectativas de algunos sectores de los mercados financieros de que la Reserva Federal estaba a punto de reducir su endurecimiento de los tipos, que estaba decidida a seguir adelante.

Según un artículo de Nick Timiraos, escritor del Wall Street Journal Powell desechó su discurso previsto y lo sustituyó por 'unas observaciones inusualmente breves (WSJ), con un mensaje sencillo: la Fed aceptaría la recesión como precio de la lucha contra la inflación'.

Timiraos está bien conectado con las fuentes de la Fed. Él fue el canal para la filtración de que una subida anterior sería de 75 puntos básicos en lugar de 50 como había señalado previamente la Fed.

La frase 'luchar contra la inflación' es esencialmente una fachada para la verdadera agenda de la Fed, que es contraer la economía y hacer subir el desempleo para suprimir las demandas salariales de los trabajadores que tratan de compensar las mayores subidas de precios en cuatro décadas.

Powell y otros banqueros centrales saben, y lo han declarado públicamente, que las subidas de los tipos de interés no van a detener la inflación. Más bien se dirigen a lo que continuamente denominan mercados laborales 'tensos' y al peligro de que la inflación se 'enquiste', es decir, a la expectativa de los trabajadores de que los precios seguirán subiendo y deben tomar medidas para evitar que su nivel de vida se vea aún más erosionado.

La luz que guía a Powell para imponer la agenda de la Fed es el exjefe de la Fed Paul Volcker, nombrado por el presidente demócrata Jimmy Carter en 1979. Él elevó los tipos de interés a máximos históricos a principios de la década de 1980, como componente central de la guerra de la administración Reagan contra la clase trabajadora, que comenzó con el despido masivo de 1.300 controladores aéreos en 1981.

Volcker describió esta decisión como 'la acción individual más importante de la administración para ayudar a la lucha contra la inflación'.

Como señaló Timiraos en su artículo, Powell hizo referencia a Volcker en sus breves declaraciones de Jackson Hole. 'Debemos seguir en ello hasta que el trabajo esté hecho', dijo, invocando el título de la autobiografía de Volcker 'Keeping At It' .

La imposición de una recesión para frenar los salarios cuenta con el respaldo de otros miembros del órgano de gobierno de la Fed. El gobernador de la Fed, Christopher Waller, ha indicado que la Fed se sentiría cómoda con una tasa de desempleo de alrededor del 5 por ciento, en lugar de su nivel actual del 3,7 por ciento.

Este aumento supondría una importante pérdida de puestos de trabajo, en medio de las advertencias de que la tendencia recesiva está cobrando fuerza. La semana pasada, la empresa de logística FedEx anunció que cerraría varias oficinas y aparcaría algunos de sus aviones debido a la caída de su negocio. Su director general advirtió de una recesión mundial.

En declaraciones al WSJ, Florien Ielpo, jefe de macroeconomía de una empresa de gestión de inversiones, dijo que las advertencias de las empresas sugieren que 'bien podríamos estar en el punto de entrada de una recesión en EE.UU.'.

Los mercados financieros se mueven a la espera de nuevas subidas de los tipos de interés a medida que se venden los bonos. Esta semana, el rendimiento, o tipo de interés, del bono del Tesoro a 10 años —una referencia para el sistema financiero estadounidense y mundial— superó el 3,5% y alcanzó su nivel más alto desde abril de 2011. [Los precios de los bonos y los rendimientos se mueven en dirección opuesta].

Los cambios en el mercado de bonos del Tesoro a dos años fueron potencialmente aún más significativos. El rendimiento del bono a dos años subió a un máximo de 15 años del 3,94 por ciento, muy por encima del del 10 años, lo que es contrario a la situación que prevalece en tiempos 'normales'. La inversión de la curva de rendimiento se considera en general un indicador de recesión.

Los precios en los mercados de futuros, basados en las estimaciones de la dirección de la política de la Fed, indican un tipo básico de la Fed del 4,4 por ciento a principios de 2023. Esta cifra es superior a la predicción anterior del 4 por ciento de hace poco más de una semana, y muy por encima del tipo actual del 2,25 por ciento al 2,5 por ciento.

Hay otras estimaciones de subidas aún mayores. Los economistas de la empresa financiera japonesa Nomura prevén que el tipo de interés de la Fed se sitúe entre el 4,5 y el 4,75 por ciento, lo que supone un aumento de 0,5 puntos porcentuales respecto a su estimación anterior. El economista jefe del Deutsche Bank en EE.UU. prevé que el tipo de interés de la Reserva Federal llegue hasta el 5%.

Se están haciendo estimaciones aún mayores. El profesor de la Universidad de California, Eric Swanson, declaró al Financial Times que la Fed no había llegado a un acuerdo sobre la necesidad de subir el tipo de interés y que podría llegar hasta el 6 por ciento. 'Si la Fed quiere frenar la economía ahora, necesita subir el tipo de los fondos por encima de la inflación [subyacente]'.

Unas subidas de los tipos de interés de estas magnitudes tendrán un gran impacto en la clase trabajadora de EE.UU., ya que los recortes de empleo, que ya están en marcha, se intensificarán y los tipos de interés de las hipotecas sobre viviendas, que ya superan el 6 por ciento, subirán aún más. Esto pondrá la compra de una vivienda fuera del alcance de muchas familias de la clase trabajadora y aumentará las cuotas de los que ya han contratado hipotecas, potencialmente hasta cientos de dólares al mes.

Las subidas de los tipos de interés de la Fed añadirán presión a los bancos centrales de todo el mundo para que sigan subiendo. Se espera que el Banco de Inglaterra, cuyo órgano de gobierno se reúne el jueves, anuncie una subida de tipos de 50 puntos básicos, y que el Banco Central Europeo tome una decisión similar en su próxima reunión.

Las subidas de tipos en EE.UU. están haciendo subir el dólar americano, con importantes ramificaciones para los llamados mercados emergentes y las economías en desarrollo. La depreciación de sus monedas en relación con el dólar estadounidense impulsa la inflación a través de la subida de los precios de las importaciones, como los alimentos y la energía.

Ya se han producido drásticas subidas de los tipos de interés. El banco central argentino ha elevado recientemente su tipo de interés básico al 75% para intentar defender el valor del peso, que ha perdido un 30% frente al dólar en lo que va de año. Ghana ha subido su tipo básico un 22%, pero el valor de su moneda sigue cayendo.

Estas caídas de las divisas son generalizadas. La libra egipcia ha perdido un 18% en el año, el forint húngaro un 20% y el rand sudafricano un 9,4%.

La subida del dólar estadounidense aumenta la carga de la deuda en dólares de estos países. En declaraciones al WSJ, Gabriel Stern, jefe de economía de mercado de Oxford Economics, dijo: 'Si se produce una mayor apreciación del dólar, será la gota que colme el vaso. Los mercados fronterizos ya están al borde de la crisis, y lo último que necesitan es un dólar fuerte'.

Pero en este momento no hay alivio a la vista. El exgobernador del Banco de la India, Raghuram Rajan, que se quejaba de la fortaleza del dólar cuando ocupaba ese puesto, dijo al WSJ que 'aún es pronto'.

'Vamos a estar en un régimen de tipos altos durante algún tiempo. Las fragilidades se acumularán', dijo.

(Publicado originalmente en inglés el 20 de septiembre de 2022)

Loading