Español

Las lecciones de la huelga de profesores de Seattle de 2022

La Asociación de Educación de Seattle (SEA) anunció el martes por la mañana que su propuesta de contrato, formalmente tres acuerdos provisionales separados para los educadores clasificados, paraprofesionales y certificados, había sido ratificada. El sindicato SEA informó que 4.143 de sus miembros votaron y que los acuerdos fueron aprobados por el 82% (clasificados), el 66% (parapros) y el 71% (profesores certificados).

Aunque la SEA presenta los resultados como una expresión de la 'unidad' de los educadores bajo la dirección del sindicato, a lo sumo sólo alrededor de la mitad votó a favor del contrato, y algo menos de un tercio se abstuvo de todo el proceso por disgusto.

Los funcionarios de la SEA interrumpieron la poderosa huelga de una semana de duración de 6.000 educadores el 14 de septiembre y enviaron a los profesores de vuelta a las aulas días antes de la votación de ratificación. Al romper el impulso de su lucha, los directivos de la SEA sabían que sería más difícil para los profesores reanudar la huelga, que es lo que habría supuesto un rechazo del acuerdo tentativo (AT).

Profesores de Seattle en la línea de piquete antes de que los funcionarios de la Asociación de Educación de Seattle ordenaran su cierre. [Photo: WSWS]

La acción de la SEA fue un abierto desafío a la resolución propuesta y aprobada por las bases de permanecer en huelga hasta que se ratificara un AT. De hecho, la SEA puso fin a la huelga mediante maniobras antidemocráticas, incluyendo una votación presionada para 'suspender' la huelga que no contó con la supervisión de los afiliados.

Al mismo tiempo, el propio sindicato admitió que el AT no había sido 'finalizado' y sólo presentó el texto completo a los profesores tres días después. Los profesores sólo tuvieron un fin de semana para revisar el contrato antes de que se les dijera que lo votaran.

El acuerdo no abordaba las principales demandas de los educadores: más personal de educación especial para atender las múltiples necesidades multilingües de los 49.000 alumnos del distrito. Los educadores también querían un fuerte aumento de los salarios en medio de la escalada del coste de la vida en Seattle, especialmente para los paraprofesionales y el personal clasificado, que a menudo ganan menos de 20 dólares la hora.

Tampoco se mencionó en ninguno de los contratos ni en ninguna de las reuniones sindicales la amenaza actual de la pandemia de COVID-19. Cientos de personas mueren a causa de esta enfermedad mortal, aunque prevenible, y miles son víctimas del COVID largo cada día, y el patógeno sigue siendo una de las principales preocupaciones de los educadores de todo el mundo, ya que las escuelas son un importante vector de transmisión del virus. Sin embargo, el asunto se ha dejado de lado en la medida en que los sindicatos imponen la política de la administración Biden de obligar a los trabajadores a 'vivir con el virus'.

La actitud de las megacorporaciones que tienen su sede en Seattle y en el estado de Washington —incluyendo Boeing, Microsoft, Starbucks, Amazon— fue resumida en un artículo publicado la semana pasada en el Seattle Times, que se preguntaba sobre el acuerdo tentativo: '¿Puede el distrito permitírselo?' El artículo señala que el acuerdo ahora ratificado costará $228 millones y afirma que añadirá $92 millones al déficit presupuestario del distrito en los próximos tres años. Luego se lamenta de que 'más del 80 [por ciento] del presupuesto del distrito se destina a los salarios', una afirmación poco sutil de que incluso los magros salarios que se pagan a los profesores son demasiado.

La posibilidad de que las mencionadas grandes empresas y sus ejecutivos millonarios y milmillonarios deban ser gravados nunca se considera. Tampoco se mencionan las decenas de miles de millones de dólares que se están poniendo a disposición de Ucrania como parte de la guerra por delegación de Estados Unidos y la OTAN contra Rusia. No cabe duda de que el dinero se desplazará para mantener el contrato recortando los programas sociales en otros lugares y se utilizará provocativamente en los intentos de dividir y aislar a los educadores de la clase trabajadora en general.

Pero los profesores de Seattle obtuvieron un amplio apoyo durante su huelga y en el transcurso de su lucha. Los padres y los estudiantes estuvieron en los piquetes y expresaron su apoyo en persona y en las redes sociales a la lucha que se estaba librando, reconociendo que las demandas planteadas por los profesores reflejan las demandas de la clase trabajadora en su conjunto.

Además, la huelga se produjo junto a una escalada de la lucha de clases, que incluye varias huelgas y luchas contractuales concurrentes de educadores en todo el estado de Washington, la ciudad de Nueva York, así como en Canadá y Australia. Los estibadores de la costa oeste llevan meses sin contrato y sus compañeros de la Columbia Británica, Quebec y el Reino Unido se han puesto en huelga. E incluso ahora se avecina una huelga de 100.000 trabajadores ferroviarios, a pesar de los esfuerzos de los sindicatos, las corporaciones ferroviarias y la administración Biden para impedir que los trabajadores ferroviarios hagan sentir su fuerza.

Y aunque su AT ha sido ratificado, la lucha de los profesores de Seattle está lejos de terminar. Todavía no se han sentido todas las consecuencias del acuerdo que se les impuso, y los educadores responderán. Volverán a unirse al escenario de la lucha de clases en todo Estados Unidos y a nivel internacional.

La necesidad más apremiante es la asimilación consciente de las lecciones de su huelga.

La supresión de la huelga es sobre todo el resultado de la traición sistemática de los sindicatos, localmente por la SEA y coordinada por la Asociación Nacional de Educación (NEA). Desde el principio, la orientación de los sindicatos fue evitar a toda costa una verdadera lucha y poner fin a la huelga, si se producía, lo antes posible. La enmienda que exigía una votación sobre el AT antes de poner fin a la huelga sólo se permitió porque el sindicato tenía toda la intención de atropellar los derechos de sus miembros para contener la lucha.

En cambio, los educadores estaban decididos a recuperar el terreno perdido después de sucesivos contratos de venta, en particular desde la huelga de 2015, que también fue reprimida por el sindicato y dio lugar a un contrato de venta similar. Se ha producido un rechazo particular al modelo de 'inclusión' de las escuelas públicas de Seattle para los niños en educación especial, que coloca a estos estudiantes entre la población más amplia. Aunque esta integración puede tener beneficios, todos los alumnos acaban sufriendo cuando las escuelas no tienen suficiente personal para atender las necesidades individuales de los alumnos, que es la situación real en las escuelas de Seattle. En efecto, se aumenta el tamaño de las aulas, se recorta el personal y se degrada la calidad de la educación de cada alumno.

El hecho de que la SEA haya elaborado un contrato que, en el mejor de los casos, mantiene la situación existente, que es espantosa, habla de la función objetiva de los sindicatos corporativos. No sirven a la clase trabajadora, sino que son en realidad agentes de las corporaciones y del estado capitalista, particularmente del Partido Demócrata. La NEA y su homóloga, la Federación Estadounidense de Maestros (AFT), participaron recientemente en una reunión del 'ayuntamiento' organizada por el gobierno de Biden para asegurar a la administración y a Wall Street que las escuelas abrirán este otoño y seguirán abiertas aunque la pandemia de coronavirus siga haciendo estragos, sin importar cuántos maestros y niños mueran.

Los sindicatos se oponen a que los profesores se unan a otros profesores —como lo demuestra el aislamiento de los profesores de Seattle de sus hermanos y hermanas en huelga en Kent, Eatonville, Ridgefield y otros lugares— y a que luchen junto a los trabajadores de otras industrias en Estados Unidos e internacionalmente.

Sin embargo, la huelga de los profesores de Seattle es una manifestación de la trayectoria de la lucha de clases mundial. Los trabajadores están entrando cada vez más en conflicto directo con los sindicatos procapitalistas y nacionalistas, los medios de comunicación dominantes, las grandes corporaciones, los republicanos y los demócratas y, en última instancia, el propio capitalismo. Todas estas fuerzas están alineadas para defender el orden social existente. La NEA, la AFT y otras organizaciones son sindicatos sólo de nombre. En realidad, dividen a la clase trabajadora y funcionan como una fuerza policial laboral para las corporaciones y sus servidores políticos.

La única forma de avanzar para los trabajadores ha sido demostrada por el World Socialist Web Site a través de su llamado a la formación de comités de base para unir a los maestros y a toda la clase trabajadora. En Seattle, la formación de estos comités es fundamental para prepararse a luchar contra los continuos asaltos a los salarios y las condiciones de trabajo. Deben unificarse con los comités de fábrica y de centro de trabajo a nivel internacional bajo la bandera de la Alianza Internacional Obrera de Comités de Base para librar una lucha combinada contra el aparato político que se ha desplegado contra los trabajadores y contra el propio sistema capitalista.

El punto culminante de esta campaña es la lucha que está llevando a cabo el trabajador de Mack Trucks, Will Lehman, que se presenta como candidato a la presidencia del UAW. Lehman se presenta no para reformar la burocracia, sino para derrocarla y establecer un control total de las bases sobre los contratos y la seguridad. Se presenta como socialista, explicando a los trabajadores de la automoción y a todos los sectores de la clase obrera que el socialismo significa una sociedad basada en la igualdad, en la que la producción se controla democráticamente y no en nombre de una pequeña élite dirigente.

Los educadores de Seattle deben seguir el ejemplo de Lehman. Las bases deben forjar una nueva dirección que establezca la iniciativa independiente y la organización de los trabajadores, que eleve su conciencia política y social y que aclare las cuestiones fundamentales de clase a las que se enfrentan todos los trabajadores. Los profesores deben unirse al creciente movimiento de masas de la clase obrera contra el capitalismo y por el socialismo, en este país y en todos los demás.

(Publicado originalmente en inglés el 21 de septiembre de 2022)

Loading