Español
Perspectiva

Biden en "60 Minutes": El capitalismo estadounidense está en guerra con el mundo, en guerra con la realidad

El domingo por la noche, la CBS emitió un episodio de '60 Minutos' con una extensa entrevista de Scott Pelley con el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden.

En el espacio de 25 minutos, Biden hizo una serie de declaraciones extraordinarias. Declaró que la pandemia de COVID-19 había 'terminado'; anunció su 'compromiso férreo' de respaldar la guerra contra Rusia, al tiempo que reconocía que esto conllevaba la posibilidad de una guerra nuclear; y prometió fuerzas estadounidenses para una posible guerra con China.

Han pasado más de 200 días desde que Biden se sentó por última vez para una entrevista con un periodista de televisión. Mucho ha cambiado. Estados Unidos y la OTAN provocaron la guerra con Rusia en Ucrania y han intensificado el conflicto con tramos masivos de ayuda militar y participación directa, supervisando y planificando el movimiento de las tropas y la puntería de los misiles. Las partes oriental y meridional de Ucrania invadidas por Rusia se han convertido en el lugar de concentración de una tercera guerra mundial en expansión.

Joe Biden en su entrevista con 60 Minutes (Crédito: CBS) [Foto]

La inflación masiva se ha apoderado del mundo. Los precios de las necesidades básicas se han disparado más allá del alcance de la clase trabajadora. Los trabajadores de Europa se enfrentan a la perspectiva de un invierno gélido, incapaces de pagar la calefacción; los trabajadores de Estados Unidos luchan por pagar el alquiler. El mercado de valores es turbulento y su futuro parece sombrío. Lo más significativo es que las luchas de la clase obrera contra el capitalismo están saliendo a la luz, están creciendo rápidamente y están tomando una forma cada vez más política.

El capitalismo estadounidense está en guerra con la realidad, y en ningún lugar se encarna esto más abiertamente que en su presidente Joe Biden. Reconoció la gravedad de la situación declarando: 'Este es un momento realmente difícil. Estamos en un punto de inflexión en la historia de este país'. Al mismo tiempo, y sin ninguna justificación, Biden anunció: 'Soy más optimista de lo que he sido en mucho tiempo'.

Los delirios de la clase dominante estadounidense y su grotesca indiferencia por la vida de los trabajadores se resumían en la declaración de Biden sobre la pandemia. Un millón de estadounidenses habían muerto. Biden puso una cara larga ante esto pero declaró: 'La pandemia ha terminado... la pandemia ha terminado. Si se fijan, nadie lleva mascarillas. Todo el mundo parece estar en buena forma'.

El millón de muertes por COVID-19 en Estados Unidos fueron, en su inmensa mayoría, evitables. Biden, al igual que su predecesor Trump, no tomó ninguna de las medidas de salud pública necesarias para aislar el virus y evitar su propagación. Tales medidas amenazaban los beneficios de las empresas estadounidenses. Estados Unidos lideró las clases dirigentes del mundo al abrazar la pandemia y aceptar la muerte masiva.

Ahora, mientras 3.000 estadounidenses mueren de COVID-19 cada semana, Biden declara que la pandemia ha terminado. Celebra el hecho, resultado directo de sus propias políticas criminales, de que la gente no lleve mascarillas. Los datos de las tasas de mortalidad e infección ya no pueden considerarse fiables. Los muertos e infectados, los que sufren las terribles consecuencias de COVID persistente, pasan a engrosar las filas de los incontables que no se cuentan, y se declara que la pandemia ha llegado a su fin.

La afirmación de Biden de que 'todo el mundo parece estar en buena forma' borra la experiencia de millones de personas con COVID persistente. Según un informe reciente de la Brookings Institution, aproximadamente 4 millones de personas que padecen COVID persistente han dejado de trabajar.

La extraordinaria afirmación de que 'la pandemia ha terminado' —que puede compararse con el infame discurso de George W. Bush de 'misión cumplida' en las fases iniciales de la guerra de Irak— también ignora el peligro continuo y persistente de la evolución viral. Estudios recientes indican que casi cada semana aparecen nuevas variantes altamente mutadas del COVID-19, con un potencial de escape inmunológico cada vez mayor.

La clase dirigente estadounidense está habituada a la muerte masiva. Han aprendido, con una velocidad alarmante, que la muerte prevenible generalizada es algo con lo que están preparados para vivir. Esto agudiza los dientes de sus amenazas militaristas y de sus maniobras de riesgo.

La principal preocupación de Biden en la entrevista fue dejar clara su inquebrantable determinación de hacer la guerra. Anunció el 'compromiso férreo' de Washington de llevar la guerra contra Rusia 'hasta donde sea necesario'. El objetivo, que denominó 'ganar en Ucrania', era 'sacar a Rusia de Ucrania por completo'.

Esta formulación implica un compromiso por parte de Estados Unidos de armar a los ucranianos y orquestar la conducción del conflicto hasta que las fuerzas rusas sean retiradas no sólo del este y el sur de Ucrania, sino también de Crimea. La península de Crimea es reclamada tanto por Kiev como por Moscú y es una posición militar crítica para Rusia, ya que asegura el acceso al Mar Negro.

Pelley señaló que Putin estaba siendo 'arrinconado' y preguntó a Biden qué diría el presidente estadounidense si Putin considerara 'usar armas químicas o nucleares tácticas'. Biden respondió: 'No lo haga. No lo haga. No lo haga. Cambiará la cara de la guerra como no lo ha hecho desde la Segunda Guerra Mundial'.

Toda la estrategia geopolítica de Washington es una imprudencia implacable. Biden le dijo a Putin ante el mundo entero que comprometía a EE.UU. en la derrota de las fuerzas rusas en Ucrania, reconociendo que esto lo arrinconaba. Se está discutiendo abiertamente el uso de armas nucleares como una posibilidad real y, sin embargo, Washington se niega a dar un solo paso atrás.

No contento con librar una guerra mundial en un solo teatro, Biden dirigió su atención a China, y aquí también sus declaraciones fueron de una temeridad sin paliativos. Taiwán, declaró, 'hará sus propios juicios sobre su independencia... esa es su decisión'. Esta declaración cuestiona directamente lo que ha sido un pilar de la estabilidad mundial durante casi medio siglo: la política de “Una Sola China”.

Al declarar que la independencia soberana de Taiwán es una cuestión que debe decidir la propia Taiwán, Biden echó por tierra el principio de que Taiwán es parte de China. La declaración es un estímulo abierto y deliberado a las fuerzas independentistas de Taiwán. Beijing tiene claro desde hace décadas que la política de Una Sola China, más que casi cualquier otra cosa, es una línea roja que no puede cruzarse sin graves consecuencias. Los intentos de conseguir la independencia de Taiwán se responderían, según ha declarado, con una reunificación forzosa.

El belicismo continúa. En lo que puede ser la declaración más precipitada de toda la entrevista, Biden declaró que las fuerzas estadounidenses defenderían a Taiwán contra un ataque de China. Pelley siguió con la pregunta: '¿Las fuerzas estadounidenses, hombres y mujeres, defenderían a Taiwán en caso de una invasión china?'. 'Sí', respondió fríamente Biden.

Atrás quedó cualquier pretensión de ambigüedad estratégica: la idea de que al no declarar si las fuerzas estadounidenses defenderían a Taiwán dejaban a los elementos independentistas de Taiwán y a las fuerzas proreunificación de Beijing sin saber qué haría Washington en caso de conflicto. Biden prometió que Estados Unidos entraría en guerra con China.

Posteriormente, la Casa Blanca emitió un comunicado en el que afirmaba que la política estadounidense no había cambiado y que Estados Unidos seguía manteniendo una posición de ambigüedad estratégica. Se trata de un patrón de la administración Biden, que utiliza la tendencia del presidente a cometer 'meteduras de pata' como excusa para afirmar deliberadamente y luego pretender retractarse de las declaraciones más provocativas posibles.

Lo único que Biden presentó como una calamidad inaceptable fue cuando habló no de la infección masiva perpetua o de la posibilidad de aniquilación nuclear, sino cuando abordó la posibilidad de una huelga ferroviaria, que afirmó haber evitado por poco. 'Si, de hecho, hubieran ido a la huelga', afirmó, 'las cadenas de suministro de este país se habrían detenido de forma estrepitosa, y habríamos asistido a una verdadera crisis económica'.

Esta crisis para la clase dominante —el creciente auge de la militancia obrera— no se ha evitado. A pesar de la ayuda de los sindicatos, que se lanzaron a ayudar al presidente a parar la huelga, celebrando prolongadas negociaciones en la Casa Blanca para mediar en un acuerdo de venta, Biden no ha llegado a un acuerdo que atienda de alguna manera las demandas de los trabajadores ferroviarios. Los trabajadores están furiosos y están decididos a luchar.

En lo que se refiere a la subida del coste de los productos, un factor impulsor de la lucha de clases, Biden lo obvió. 'Vamos a controlar la inflación', prometió, sin explicar que la principal forma en que la clase dominante está tratando de 'controlar' la inflación es instigando una recesión y aumentando el desempleo con el fin de socavar las demandas de los trabajadores por salarios más altos.

Biden articula la desesperación impulsada por la crisis de la clase dominante estadounidense: en guerra con Rusia, en guerra con China, en guerra con la clase obrera, en guerra con la realidad.

No habla bien ni del presidente ni del capitalismo estadounidense que la pregunta, planteada en la entrevista, sobre su aptitud mental se haya convertido ahora en obligatoria.

Washington no evitará la muerte masiva, ni dará un paso atrás en la guerra nuclear; el capitalismo estadounidense se ve empujado a estos fines por las crisis de las que no puede escapar.

Las políticas y estrategias de Washington son una locura —en el sentido más real de la palabra—, pero es una locura inteligible, una locura con causas objetivas. El capitalismo no tiene nada que ofrecer a la humanidad más que guerra, pobreza y muerte. No tiene otra solución para la pandemia que negar su existencia, no tiene otra solución para la guerra que la escalada.

(Publicado originalmente en inglés el 19 de septiembre de 2022)

Loading